¡Qué emoción estar escribiendo por aquí de nuevo! Muchas personas me han mandado mensajes desde que publiqué el post que hablaba sobre mi decisión de dejar de usar prendas del fast fashion y ha sido increíble leer que somos varios los que estamos en este proceso. En serio, gracias por echarme porras.

Y ahora, viene lo bueno: platicarles algunas maneras con las que pueden incorporar este concepto en su vida, sin hacer cambios tan drásticos de un jalón. Lo haré poco a poco, en diferentes posts, y empezaré por esto…

El primer paso para decirle adiós a comprar en el fast fashion es:

USAR LO QUE YA TENGAS

Mientras investigaba sobre cómo vestirme de una manera más ética, me encontré con algunas gráficas que explican cómo puedes tener un clóset lleno de prendas que sí te pongas y sean amigables con el ambiente (y, de paso, con tu cartera).

La idea principal siempre es usar lo que ya te hayas comprado, encontrar nuevas formas de ponerte la misma prenda y ver tu rack de ropa con un enfoque más creativo.

Para esto sirven mucho las prendas básicas ya que éstas pueden combinarse con muchos colores y estilos. Ésa es la parte facilita. Lo interesante viene si, como yo, te gusta usar estampados llamativos y prendas coloridas, ¿cómo podrías usar muchas veces una pieza de impacto sin parecer retrato?

EXPERIMENTA CON LA FUNCIÓN DE UNA PRENDA

Lo más fácil es pensar que todo tu clóset puede servir para diferentes ocasiones si varías los accesorios y si experimentas con la función de cada prenda.

EL EJEMPLO: la blusa estampada, clásica de los 80. 

Con esto me refiero a que una blusa holgada ochentera (que normalmente tiene estampados llamativos) puede servirte como blusón si la dejas suelta, como crop top si le haces un nudo a la cintura, como blazer si la llevas sobre un vestido, para ir a desayunar con tus amigas si la combinas con tennis o flats y para tener un look más clásico si la llevas ajustada con una falda tipo lápiz.

Las posibilidades son muchas, sólo tienes que dejar de ver esa prenda como una simple blusa holgada y pensar en ella como una adición statement en tu clóset.

Estas muchachitas son adictas a las blusas ochenteras (¡las entiendo perfecto!)

Y aquí hay algunas otras maneras en las que puedes usar este tipo de prendas:

Presta atención a la blusa de rayas. Ahí Tania la usa como blusón y funciona perfecto porque la combinó con unos shorts cortos y ajustados. El equilibrio del outfit lo es todo.

Y aquí la lleva sobre un jumper, ¡la convirtió en un blazer ligero! Una misma blusa con posibilidades ilimitadas.

Si tu blusa es de colores obscuros y tiene un estampado y un corte más elegante o profesional, puedes usarla para momentos formales o hacerla más casual amarrándola a la cintura y combinándola con unos high waisted shorts.

Yo soy mega fan de estas prendas y me gusta hacerlas crop top y combinarla con jeans. También, tengo que aprender a tomar mejores selfies…

¿Tienen una prenda que sea tan versátil que pueden usarla de varias maneras? Si lo hacen, ¡ya están por el camino de ser más conscientes con sus compras!

 

  • Deborah Iruegas

    Es muy buen consejo, yo confieso que sí soy un poco victima de fast fashion, pero también MUY fan de la ropa vintage que vendes, son piezas únicas y no pareces maniquí vestida igual que todo mundo.

    • alanita

      ¡Yo creo que tú eres más team second hand que team fast fashion! 🙂