¡Hola! Hoy te escribo sentada en loto, con la laptop en mis piernas y tengo puestos unos pants suavecitos que me encantan. Me veo cero glamorosa pero me siento muy yo y creo que ese sentimiento resume muy bien el concepto enorme que es el ESTILO PERSONAL.

Lo escribo así, con mayúsculas y en negritas porque tratar de explicar qué es el estilo y qué es el estilo personal requiere que yo ponga toda mi atención. En general, no me gusta mucho hablar de este tema porque no me considero experta pero lo hago en esta entrega del newsletter porque he entendido que la acción de definir tu estilo personal está completamente relacionada con la idea de comprar menos ropa y evitar la acumulación de prendas en tu clóset.

Y si en tu clóset tienes sólo las prendas que amas ponerte las cuidarás más cada vez que las uses y las donarás en excelente estado cuando sea su momento de partir a un nuevo armario. Una cosa lleva a la otra: si defines tu estilo personal, es mucho más probable que tu donación o tu reciclaje de prendas sea consciente y con intención.

 Entonces… ¿qué es el estilo personal y cómo puedes definir el tuyo? 

Muy fácil: identificando con qué tipo de ropa te sientes más tú. 

“Tener estilo” no significa ponerte las últimas tendencias ni significa comprar ropa cara. No significa que uses los colores que van mejor con tu tono de piel ni que sepas qué cortes realzan tu silueta. Conocer esos detalles puede ayudarte a experimentar con tus outifts pero no logrará que te sientas 100% tú con lo que llevas puesto.

Por ejemplo: mi look actual de pants y blusa marrón me hace sentir yo porque estos pants son de cintura alta y se ajustan al tobillo, dos elementos que siempre busco en mis pantalones porque me encanta usar prendas high waisted. Y la blusa es de un tono que me encanta en general y es holgada sin verse demasiado grande. No tengo idea si el color marrón “va bien” con mi tono de piel ni sé si estos pants son considerados la última tendencia en ropa deportiva pero la verdad es que no me importa. Me siento yo con ellos y eso es suficiente.

Al saber que éste es el tipo de pants que me gusta usar cuando estoy en casa, ya puedo eliminar de mis opciones todos los otros pants del mundo que no sean así. Y cuando este par salga de mi clóset y sea donado, no compraré otros cinco pares de pants tratando de replicar el sentimiento que me dan estos. Buscaré sólo los que sean de cintura alta y ajustados al tobillo.

Saber qué ropa te hace sentir tú y qué ropa no te hace sentir tú pudiera ser la clave para tener un clóset lleno de prendas que amas. Pudiera quitarte ese sentimiento de “no tengo nada que ponerme” y evitaría que acumules ropa sólo porque sí. Entonces, preguntarte si una prenda aporta a tu estilo personal es el primer paso para tener un clóset sustentable.

Identificar TUS prendas es un proceso que lleva tiempo. Nadie nace sabiendo cuál es su estilo personal. Hay que tomarnos unos minutos para ver cómo nos sentimos con diferentes looks y tomar notas o fotos de los outfits ganadores.

Y cuando identifiques las piezas que de plano no son tú, diles adiós de la mejor manera. Dónalas, intercámbialas, recíclalas. No las tires a la basura. Ten a la mano los textos sobre donaciones conscientes, investiga más al respecto y aquí te dejo mi cuenta de Instagram en donde muy seguido publico sobre esto. Mis mensajes directos siempre están abiertos para responder cualquier pregunta de este tema. Me pongo a tu disposición para ayudarte a encontrar opciones y nunca de los nuncas tirar ropa a la basura.

– Este post se publicó primero en mi newsletter, el 21 de noviembre de 2019. Si quieres suscribirte y recibir textos similares en tu inbox, haz click aquí –