USAR ROPA VINTAGE O DE SEGUNDA MANO ES UNA OPCIÓN PARA SER AMIGABLE CON EL MEDIO AMBIENTE

Le dices que no a los popotes, llevas tus bolsas de tela al súper para evitar usar las de plástico y estás al pendiente de las últimas noticias sobre el calentamiento global, ¿verdad? ¡Estas pequeñas acciones hacen que te vuelvas una persona mucho más buena onda con tu medio ambiente!

Un día me puse a investigar cuáles eran algunas de las cosas que más contaminan nuestro planeta y me fui para atrás cuando entendí que mi obsesión por comprar ropa no estaba aportando en nada a la idea de tener un mundo con menos desechos.

MÁS ROPA = MÁS DESECHOS

La realidad es ésta: nos encanta comprar ropa nueva (una persona promedio consume alrededor de 12 kilos de ropa al año) pero la moda y nuestros gustos cambian constantemente así que decidimos deshacernos de muchas blusas, faldas o pantalones antes de que estos terminen su vida útil. El resultado es que los depósitos de basura están llenos de prendas en excelente estado que podríamos reciclar o alguien más podría seguir usando.

Esta sencilla acción de tirar ropa en buenas condiciones tiene consecuencias muy graves. Vestirnos causa un enorme impacto en el medio ambiente ya que la ropa genera contaminación desde que se fabrica en las maquilas hasta que la desechamos.

No es por ser alarmista pero el algodón tarda hasta cinco años en degradarse y el tiempo es mayor cuando se trata de textiles sintéticos como la lycra. Pensemos también en la contaminación que genera tener una fábrica de ropa que constantemente libera desechos tóxicos en los ríos y lagos.

ROPA USADA AL RESCATE

Mi solución a este problema enorme no es olvidarnos de nuestros clósets como los conocemos ahora pero sí debemos tratar de hacer compras más conscientes y una opción muy fácil es usar ropa que antes perteneció a alguien más y así estaremos reciclando estas prendas.

Con esto lograremos satisfacer nuestro deseo de tener un clóset cambiante y versátil sin que el medio ambiente pague las consecuencias.

Se trata de reducir la contaminación, reutilizar los recursos y ayudar al medio ambiente, una prenda vintage a la vez.